Airaos pero no Pequéis


¿Qué significa realmente eso de poder airarnos pero no pecar? Es interesante que La Biblia nos diga algo semejante: “airaos pero no pequéis”. Aun para el que no está acostumbrado a leer y se salta palabras en la lectura, resulta imposible no ver esa pequeña palabra de 4 letras que cambia todo el significado de esta frase: PERO. Dios nos conoce bien, Él sabe que los seres humanos tenemos sentimientos, reacciones y ánimos dependiendo las circunstancias que estemos viviendo. El airarse no es más que enfadarse o irritarse mucho, lo cual es (hasta cierto punto) normal en la vida de una persona. Existen diferentes situaciones que nos enojarán, que nos pondrán de mal humor a tal grado de percibir cierto nivel de ira. Hasta acá vamos bien, lo malo o lo desequilibrado comienza a suceder cuando por ese nivel de enojo o enfado comenzamos a emanar malas palabras de nuestra boca, cuando comenzamos a destruir a nuestra esposa, nuestro hijo, vecino o amigo con las palabras dañinas y mortales, cuando nuestras palmas sufren una transformación rápida en puños, cuando nuestros pies se convierten en máquina de patadas, cuando nuestros ojos se vuelven ventanas de odio y maldición a otro.

Es normal enojarse, somos humanos, sucederá más de alguna vez. Lo que no está bien es no poder controlar esa ira y dejarla que se convierta en brotes de odio, golpes, palabras repugnantes y un resentimiento casi permanente con las otras personas. Nadie me dirá lo contrario a esto: qué horrible es estar enojado con alguien, uno no se siente bien, te sientes no a gusto, incómodo, este estado no nos beneficia absolutamente en nada.

¿Por qué teniendo claro que no nos gusta enojarnos, nos enojamos y permitimos que pasen días y semanas? ¿Si sabemos que es malo enojarse, que hace daño a la relación, que no contribuye a ser feliz, por qué permitimos al enojo ser el protagonista en nuestra casa, trabajo e iglesia? No permitamos que el enojo haga fiesta en nuestra vida, quitémonos ese orgullo sucio que no sirve para nada sino solo para aguar nuestra vida de sufrimientos.

He aprendido muchas cosas de mis padres; pero una de las enseñanzas que nunca olvidaré es que ellos hicieron un pacto antes de casarse en el cual se prometieron que NUNCA se iban a permitir estar enojados todo un día o antes que el sol cayera. Créanme que lo han cumplido. Eso lo llevo dentro de mi corazón. Podemos airarnos, pero no nos podemos dar el lujo de pecar.

Efesios 4. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo.

Por Josué Manuel Guzmán
About these ads

3 responses to “Airaos pero no Pequéis

  • hubrt

    es cierto uno puede enojarse , ya que como seres humanos es normal lo malo es cuando ese enojo ocasina que de nuestros labios salgan palabras de maldicion o insultos

  • Oscar Guerrero

    Ya casi te pones al día Josué… casi cunmples tu meta de la semana… Bendiciones, nos vemos el domingo en Casa Scout con la continuación de Camino al Exito Seguro…

  • yamileth moreno

    Me llega tu reflexiones diaria tns mucha razon, por eso debemos de pensar antes de hablr cuando stamos enojados nunca habia leido tus reflexions pero con la q lei ahora m parece muy interesate espero Dios te siga dando sabiduria para poner reflexiones interesantes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.831 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: