Las Presiones de la Sociedad


No es nada fácil llegar más allá de los 30 años sin haber perdido un poco tu identidad o razón de ser en esta vida. Todos algún día fuimos recién nacidos, y por lo tanto personas sin rencores, sin vicios, sin malos pensamientos, sin delitos, sin mentiras y sin malas intenciones. Está claro que teníamos el disco duro, no en blanco, sino más bien sin influencias externas. Resultaría absurdo decir que hubiera sido mejor no tener influencias externas, ya que sin ellas no pudiéramos leer, ni comunicarnos, ni desarrollarnos.

Entonces ¿Qué es lo que no está bien con las influencias externas? Resulta que conforme fuimos creciendo, hemos ido adoptando maneras de proceder no tan inteligentes y que lejos de dar un bienestar, generan destrucción en el largo plazo, y muchas veces en el corto plazo. Nacimos sin vicios ¿Cómo es posible, que hoy tengamos esos vicios? ¿Cómo los cogimos? ¿De dónde? Hicimos nuestros esos vicios al ver, oír y hacer lo que otras personas nos persuadieron. Es tan bochornoso ser una persona con vicios, que muchos padres de familia se esconden de sus hijos para fumar y embriagarse. Hay personas tan atadas a problemas sexuales, como la pornografía, la fornicación y adulterio, que están destrozadas por dentro y han experimentado que todas esas prácticas realmente no satisfacen sus necesidades de sentirse amadas y queridas, y solo consiguieron hacer más grandes esos problemas. Por pura presión social muchos jóvenes tienen relaciones sexuales, solo para ser aceptados en el grupo. Muchos ya no pueden hablar si no se dice una mala palabra. Muchos ya no pueden celebrar un evento si no hay bebidas alcohólicas de por medio o un reventón donde se pierda el conocimiento hasta el día siguiente. Comienza como fiesta de cumpleaños para su hijo de 5 años y termina en borrachera en el puerto con los amigos y amigas.

No cabe duda que nos hemos dejado influenciar por amigos, por los medios de comunicación y por muchos factores más. Hemos dejado minar nuestra identidad adoptando maneras de actuar que no estaban en nuestra naturaleza. Alguien me podría decir: “Josué, yo he estudiado y tengo un buen trabajo, además una muy bonita familia” a lo cual diría, está muy bien, de eso se trata justamente de desarrollarse. Pero muchas veces no solo nos desarrollamos propositivamente, tenemos vicios que al final destruyen todo lo que nos costó tanto alcanzar, y siempre cabe la posibilidad de ser mejores, de estar en mejores condiciones.

¿Por qué no empezamos este día a quitarnos todo eso que hemos adoptado y que nos perjudica? ¿Por qué no dejarse influenciar por corrientes de agua pura, que lo que buscan es nuestra salud y desarrollo? ¿Por qué no influenciarte por el mensaje que Jesús trae a tu vida? total ya todos nos hemos dejado influenciar con cosas no precisamente buenas y positivas a nuestra vida. No pierdes nada y puedes ganarlo todo.

Hechos 4: 18 Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús. 19 Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; 20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.

Josué Manuel Guzmán

josueguzman.wordpress.com


2 responses to “Las Presiones de la Sociedad

  • Florissa

    Excelente reflexión, Jesús debe ser nuestra influencia cada día, con El tenemos el éxito asegurado y sobre todo una vida Eterna en gloria!
    Me encantó la foto!!

  • Josue Blanco

    Muy bueno JOsue Bendiciones!!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: