No Confundas la Leche con el Agua de Arroz


Charlatanes y falsarios, son los que abundan y sobran en la sociedad. Pero eso no es lo peor o lo terrible de esa realidad, lo más trágico es que la gente les está atenta a estos engañadores por mucho tiempo. ¿Por qué de esta situación? La respuesta es muy sencilla. A las personas les cuesta identificar entre agua de arroz y leche, entre lo falso y lo original, entre lo bueno y lo malo.

El ser humano está tan saturado de “valores” y patrones de vida de la televisión, la radio, el cine, la prensa y el internet, que de tanta repetición en la mente se han convertido en la “verdad” en sus vidas. Bien recuerdo una frase que me dijeron hace algunos años, que reza algo parecido a esto: “una mentira dicha varias veces se convierte en verdad”. La mayoría de la juventud está expuesta a las estupideces de los artistas, personalidades y estrellas de cine, y ven repetir ese patrón una y otra vez. La mayoría de chicas u chicos antes de los dieciocho años ya tuvieron su primera relación sexual. Ni siquiera se han graduado de educación media (bachillerato) pero la “materia sexo” la han pasado hasta con honores, pensando que es lo correcto, o es estar “in” en la sociedad, justamente por el patrón de conducta marcado por los diferentes medios de comunicación a través de series y películas.

Hay muchas parejas que hoy están pasando la gran dificultad de decidir si dejar vivir o no a la criatura que está en ese vientre, producto de ese patrón promiscuo de libertades sexuales. Lo que te puedo decir son esas sabias palabras de René González en su canción “No Digas No”: “Ahora piensas quedarte callada, o dejar que los días declaren lo que encierras dentro de ti. Sólo debes tener confianza y valor, levántate no te aflijas, no le quites valor a tu vida, que cada tropiezo en la vida te enseña a crecer. No digas no, todavía no has visto su cara. Escucha su corazón, sus latidos reclaman tu amor. No le dejes morir tan tierno y pequeño, que tal vez cuando nazca seguro se parezca a ti.”

No le hagamos caso a charlatanes que no viven lo que predican, ve sus frutos, indaga si en realidad eso es lo correcto, al final no te ha hecho feliz. Esto es la vida real, no es la serie “Friends” o “Grey´s Anatomy”. No permitas que de repente te encuentres viviendo en una falacia y confundir lo correcto con lo incorrecto, lo bueno con lo malo, la leche con el agua de arroz. Esos patrones de vida adoptados en tu mente, provenientes de malos consejos, publicidad y medios de comunicación, no te sustentarán, no te nutrirán para la vida; sólo te creerán a corto plazo esa sensación de bienestar pero al pasar los días lo único que percibirás es destrucción.

Lee la Palabra de Dios, no importa que no tengas conocimientos teológicos, es una lectura que te dará vida, es el manual de tu vida. Nunca es tarde para empezar a realizar las cosas correctas. Vamos, tú puedes dar el siguiente paso en la dirección correcta. Y recuerda, tú no eres una marioneta.

Hechos 8. 11 Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas les había engañado mucho tiempo. 12 Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.

Josué Manuel Guzmán

josueguzman.wordpress.com


2 responses to “No Confundas la Leche con el Agua de Arroz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: