Llamando las cosas que no son como si fuesen


Resulta desconcertante declarar que tu hijo mal portado, con el peor record académico de la escuela, desobediente, lleno de malas amistades, con una novia que a luces no le conviene; como un joven que este año se llevará el primer lugar en su curso, obediente, con amistades sensatas y constructivas y muy disciplinado. Resulta complicado declarar a tu matrimonio que está al borde del colapso, donde la palabra separación ya se ha mencionado en varias discusiones; como un matrimonio sano, lleno de amor y con una vida muy larga por delante.

Ya era un hombre viejo de casi 100 años, la Biblia describe su cuerpo como “el de un muerto”, su esposa con bastantes años encima y por si esto fuera poco, estéril. ¿Te imaginas a esa pareja de vejestorios, que nunca pudieron tener hijos en su juventud? Supongo que esta pareja intentó varias veces tener un retoño pero todos los resultados a lo largo de muchos años fueron infructuosos. Seguramente la idea de tener un bebé ya hace años había dejado sus corazones, ya se habían acostumbrado a la “realidad” de la vida y lo dura que puede ser para algunas personas, y a veces hasta poco justa según nuestro parecer. De repente viene Dios a la vida de Abraham y le dice que su descendencia será tan amplia como las estrellas del cielo y que será padre de muchas gentes.

Lo curioso de esto es que Abraham lejos de hacerlo chiste y utilizar su razonamiento lógico y científico, le creyó firmemente. Al final podemos observar que pudieron tener un hijo a pesar de todos los obstáculos que tenían, además de lo imposible que era ya en sus mentes ese acontecimiento. Y luego vemos que la descendencia de Abraham fue muy grande y exitosa. ¿Qué pasó en esta situación? Abraham creyó, empezó a ver las cosas como las ve Dios y no como sus ojos la podían ver.

Yo no sé en qué embrollo estarás metido, ignoro la situación financiera frágil que estés pasando. Desconozco la situación familiar que te esté aconteciendo. Lo único que sé es que esa situación que estés viviendo, por más caótica que se pueda ver, por imposible que pudiera parecer un desenlace feliz; Dios tiene la llave que necesitas para abrir esa puerta. Dios puede transformar tu hogar, Dios puede restablecer tus finanzas, Dios puede darte salud, Dios puede darte paz y tranquilidad; solo es necesario que creas que Él lo puede hacer a través de un cambio en tu lenguaje al referirte a tu situación delicada. Desde hoy declara tu hogar sano y amoroso, aunque solo gritos y palabras vergonzosas se escuchen. Desde hoy declárate sana de esa enfermedad que te atañe, aunque el médico te haya catalogado como un paciente de pronóstico de vida reservado. Declara hoy una abundancia en tu familia, aunque no tengas empleo o estés a punto de perderlo.

No se trata de vivir engañado, no se trata de no querer afrontar la realidad; se trata más bien de creerle a Dios, de llamar las cosas que no son como si fuesen, de empezar a hablar el mismo lenguaje de tu Creador. ¿Qué pierdes? Creo que tenemos la misma palabra en mente: Nada.

Romanos 4. 18 Él creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. 19 Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años ), o la esterilidad de la matriz de Sara. 20 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, 21 plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido.

por Josué Manuel Guzmán

josueguzman.wordpress.com


4 responses to “Llamando las cosas que no son como si fuesen

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: