Nunca es muy tarde, ¡Atrévete!


A través de la relación de un buen amigo, otras veces encontrando un novio o una novia, cambiando de domicilio o yendo a otro país, otras veces hasta contrayendo matrimonio; así es como muchos amigos nuestros (o por qué no decirlo, algunos de nosotros) han querido sentirse bien, plenos y en paz. Al pasar los años se han dado cuenta que esa sensación de que todo está bien se esfuma como la neblina. Fue bonito mientras duró la gran amistad, fue inolvidable hasta que estabas trabajando, fue sensacional hasta que tu novia te cortó, fue formidable hasta la luna de miel.

Personas que conocemos han hecho grandes locuras por el sencillo hecho de rellenar el vacío que tienen en sus corazones, buscan las drogas, buscan el alcohol, buscan constantemente las fiestas hasta el amanecer; luego al pasar los años se dan cuenta que siguen igual de vacíos, teniendo la sensación que algo les hace falta, y no encuentran una paz permanente, una paz constante, una paz a prueba de tribulaciones, de conflictos, de malas rachas.

Aunque no lo creas, aunque tu conocimiento intelectual y científico trate de convencerte, tienes que aceptar que hace falta Jesús en el corazón para estar completos. Solo depositando nuestra fe en Él es como encontramos una perfecta paz en Dios. Es en ese momento que aunque los problemas vengan, tú no te tambaleas; que aunque veas todo color de hormiga estas tranquilo sabiendo que Dios tiene la situación bajo control.

Tarde o temprano por todas las acciones indebidas, metidas de pata que hemos hecho en algún momento de nuestra vida, vamos a tener que pagar la factura. Dios ya nos ha perdonado (si le has pedido perdón) pero las consecuencias de nuestros actos se mantienen. Entonces tarde o temprano vamos a padecer tribulaciones, es decir momentos muy difíciles de mantener la confianza en Dios, de estar firmes y no desfallecer, donde debemos trabajar mucho todo lo que engloba la palabra PACIENCIA.

Como he dicho en más de un sermón en mi iglesia, paciencia no solo es el hecho de esperar, sino que es esperar con una actitud propositiva. Tu puedes estar esperando pero lamentándote, gritando, quejándote y diciendo mil palabrotas por todos lados; eso no es tener paciencia. En esas circunstancias difíciles que estás afrontando es donde desarrollarás la paciencia, es donde buscarás y esperarás la salida con la mejor actitud; si logras esto estarás mucho más cerca de ver la luz al final del túnel, la esperanza. Lo difícil es cuando no ves la lumbrera al final del camino, cuando el único color que ves es el negro, los problemas gigantes, una banca rota inminente, un divorcio casi seguro, un año escolar reprobado. Es justamente en esa tribulación donde no ves claro y la incertidumbre te carcome absolutamente todo, donde debes de desarrollar la paciencia. ¿Cuesta? Claro, como todo lo bueno en la vida, pero no hay otra manera para poder acelerar y ver el color esperanza en nuestra gran tormenta de problemas.

Te dejo con una canción del grupo musical “Contagious” llamada “Nunca es muy tarde”:

A ti que te encuentras perdido entre sombras, que no sabes si vienes o vas.
Piensas que nadie conoce tu historia Y que lo que intentas te sale mal.
Déjame hablarte un segundo mi amigo lo que te digo te va a interesar.
Hay un amor que ilumina el camino a todo aquel que lo quiera aceptar.
Nunca es muy tarde si puedes creer. Atrévete, es cuestión de fe.
Ven caminando un paso a la vez. ¡Nunca es muy tarde, atrévete!
Tú que me dices que ya no hay salida, que depende de ti esos hijos criar.
Vuelves a ver la nevera vacía y hay mil cuentas que tú necesitas pagar.
Déjame hablarte un segundo mi amiga lo que te digo te va a interesa.
Déjate ir que su amor es tu guía, toma su mano, Él te va a rescatar.
Tú que pretendes llenar el vacío con vicios que te nublan la voluntad,
Es una trampa de aquel enemigo, es la mentira más grande que vas a encontrar.

Romanos 5. 1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. 3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza.

por Josué Manuel Guzmán

josueguzman.wordpress.com


One response to “Nunca es muy tarde, ¡Atrévete!

  • Audelia Escobar

    ASI ES PASTOR MUCHAS VECES NOSOTROS HACEMOS LAS COSAS SEGUN NUESTRO CRITERIO Y NUESTRA MANERA DE ACTUAR MUCHAS VECES ES LA INCORRECTA Y CUANDO NOS DAMOS CUENT YA NO QUEREMOS SABER NADA Y ES AHI CUANDO MUCHOS JOVENES SE UNDEN EN LAS DROGAS, ALCOLISMO,ECT. EN ESE MOMENTO ES TAMBIEN CUANDO NUESTRO DIOS TODOPODEROSO ESTA TAN CERCA DE ESOS JOVENES QUERIENDO AYUDAR SOLO ES NECESARIO RECONOCER QUE SE NECESITA A ALGUIEN PODEROSO PARA SALIR DE ESE PROBLEMA Y ES NUESTRO PADRE TAN LINDO QUE SIEDMPRE TIENE CUIDADO DE NOSOTROS SUS HIJO E INCLUSIVE DE AQUELLOS QUE NO CONOCEN DE EL Y QUE TALVEZ ESTAN PREDESTINADOS PARA SER SALVOS…
    BENDICIONES ES GRAN REFLEXION.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: