Sin ser del montón


Todos queremos ser vistos como personas originales, con nuestro propio estilo, con nuestra marca propia. Definitivamente no hay una persona idéntica a la otra, en esencia somos diferentes, nuestros rasgos son únicos en todo el mundo. Pero en cuanto a manera de comportarnos, gustos musicales, maneras de hablar, lugares que visitar, libros que leer, programas de televisión que ver entre otras actividades, parecería que tratamos de seguir patrones que nos dictan los más famosos o los que creemos que “andan en algo” en la sociedad.

Queremos copiar las maneras de peinarnos, la manera de caminar por las calles o centros comerciales, queremos hablar como algunos famosos, queremos copiar sus estilos de vida, tratamos de vestirnos como esos estereotipos se visten, y cosas por el estilo. La verdad que la idea de fondo no está mal, lo que está mal es a quién le queremos copiar esos patrones de conducta y vida. Si te pones a pensar un momento de qué fuente se han estado alimentando tus sentidos, creo que pegarías un salto de asombro. Echemos un vistazo, ¿te parece? ¿Cuáles son tus artistas musicales favoritos? ¿Quién de ellos es un ejemplo a seguir? ¿Quién de ellos tiene valores de vida que valen la pena copiar? ¿De qué han tratado los últimos libros que has leído? ¿Han traído algo bueno a tu vida a parte del entretenimiento? Piensa un poco en las letras de tus canciones favoritas ¿Traen estas un mensaje que ayuda a tu vida?

Creo que la humanidad por un lado nos rasgamos las vestiduras al observar la depravación en la que hemos caído, por los antivalores y poco respeto a la vida; y por otro lado financiamos con nuestro dinero y atención artistas que solo promueven malos ejemplos como drogadicción, sexo, odio, y estilos de vida desordenados y deshonestos. Nos encanta ver novelas que solo arrojan mensajes de mentiras, odio, trampas e infidelidad. ¿Verdad que es una gran paradoja? Por un lado queremos el bien y por el otro apoyamos el mal. Es un conflicto muy grande. Lastimosamente a la mayoría de las personas les gusta el amarillismo, el sensacionalismo y el show, aunque estos carezcan de cualquier valor o contenido educativo.

¿Por qué no vencemos con el bien el mal? Dejemos de perder nuestro preciado tiempo con cosas que verdaderamente no traen nada de provecho a nuestra vida. Convirtámonos en personas consecuentes, no construyamos con una mano y destruyamos con la otra. Seamos personas de una misma visión. Tengamos cuidado con lo que dejamos meternos en la cabeza, que a la larga nos puede pasar una gran factura. No seamos del montón, seamos personas muy pero muy distinguida en lo que consumimos en literatura, televisión, cine y espectáculos.

Romanos 12. 21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

por Josué Manuel Guzmán

2 responses to “Sin ser del montón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: