10 Leprosos, 10 Sanos, 1 Agradecido


Si no has leído el capítulo 17 de Lucas te lo recomiendo, es sencillamente genial. Hay tanta enseñanza que no me decidía por cual escribir. Pero me llamó la atención la experiencia vivida por Jesús al encontrarse con 10 hombres leprosos que obviamente querían el favor de ser sanados. Jesús solo les dijo que se presentaran a los sacerdotes y fue justo en el camino cuando ellos fueron limpiados.

Antes de entrar al tema principal de esta corta reflexión debo enfatizar que para que suceda algo maravilloso en tu vida, debes ser obediente. Ninguno de estos hombres leprosos hubiera sido limpiado si en ellos permanecía la desobediencia. Entonces una primera enseñanza que debemos de tomar es no ser limosnero y con garrote, debemos estar pendientes de nuestra oportunidad y obedecer. Pero no solo eso basta si quieres ganarte el premio mayor. ¿Sabes cuántos de los 10 hombres ex leprosos regresaron a dar las gracias a Jesús y ganar el premio mayor? Es correcto, solamente uno.

¡Qué feo es ser del montón! Es detestable no diferenciarse de los demás, todos deberíamos buscar nuestra marca, nuestro sello, nuestra distinción. Una de las mejores maneras de sobresalir sobre los demás es siendo agradecidos. Te contaré una experiencia que tuve con el hijo de un buen amigo mío que es Pastor, Josué Blanco. Resulta que su hijo hace muy poco estuvo cumpliendo años, es un niño que cuando lo saludas desmantela cualquier mal humor de tu rostro, tiene la poderosa gracia de Dios en todo su ser. Lo que te quiero contar es que le mandé un pequeño obsequio con su papá, ni siquiera tenía una tarjeta o una dedicatoria. Lo que menos esperaba era un agradecimiento, es decir su papá me había dado las gracias pertinentes como una persona educada, no esperaba que un niño de muy corta edad tomara el celular y sin ayuda de ninguno de sus lindos padres sostuviera una conversación conmigo para darme las gracias por el regalo. Los que estaban conmigo a la mesa (cuando recibí la llamada) se sorprendieron tanto encontrar tal agradecimiento en una persona con tan poca edad. Es que no es normal que las personas sean agradecidas, no es de todos regresar y dar las gracias. Cuando obtenemos el favor de Dios, simplemente nos olvidamos del primer estado (sin regalo) y solo vemos el actual estado (con regalo) convirtiéndonos en malagradecidos, uno más, un cavernícola más de esta jungla llamada sociedad.

Debemos ser agradecidos, que la gente note tu agradecimiento por mínimo que sea el favor o el beneficio que te hayan generado. Jesús le dio como premio a dicho ex leproso agradecido ni más ni menos que su salvación. No cuesta nada tomar ese teléfono y dar las gracias a esa persona por ese arreglo de flores, por esa tarjeta de cumpleaños, por ese detalle en tu casa, por esa sonrisa que te sacó cuando estabas triste, por ese consejo que te salvó la vida. Hay tantos motivos para agradecer a nuestros amigos, compañeros de trabajo, pastores y jefes. Seamos agradecidos con nuestros padres. Crea esa cultura de agradecimiento y verás la mano de Dios bendiciéndote día a día. Vamos tu puedes decir “Gracias”.

Lucas 17. 15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, 16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?

Por Josué Manuel Guzmán

pastorjosueguzman@gmail.com


4 responses to “10 Leprosos, 10 Sanos, 1 Agradecido

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: