El Gran Secreto


A lo largo de los años (y eso que no tengo muchos) nos hemos dado cuenta que la vida está llena de secretos. Me he quedado con la boca abierta al descubrirse secretos bien guardados de personas, que uno ni siquiera se imaginaba. Creo que si se descubrieran todos los secretos de tus cinco mejores amigos, tendríamos historias y argumentos para 100 años de películas sin repetir guión.

Por otro lado muchos andan en búsqueda de fórmulas mágicas para muchos fines, como el enriquecerse, el tener salud, la vida eterna y un sinfín de otras ocurrencias. Muchas personas buscan la fórmula secreta para hacer negocios, para tener amistades o ganarse la lotería. Me sorprende que muchas personas anden buscando la prosperidad, la salud y la vida en muchas partes, gastando el dinero y sea como sea perdiendo el tiempo, ya que al final no obtienen ni prosperidad, ni salud, ni vida.

Hay una ley en la vida que es irrefutable y que tarde o temprano se cumple y se hace realidad en cada uno: Cosechamos lo que sembramos. Si siembras mangos, mangos vas a segar y así para todo. En la vida del ser humano esta ley no funciona tan diferente, siempre obtenemos lo que sembramos. Pueden pasar muchas años desde que obramos mal en tal y cual lugar, es probable que ya todo quedó olvidado, ya pasaron 20 años desde que hubo aquel fraude, ya pasaron 5 años desde que levantaste el mal testimonio a tu hermano, ya pasaron 15 años desde que serviste de tropiezo a una ovejita, ya pasaron dos años desde que conseguiste aquel negocio fraudulentamente. Es probable que la cosecha tarde en venir, pero algo te puedo decir: esta vida no pasará sin cobrarte factura de todo lo que has hecho.

¿A qué punto quiero llegar? Quiero aterrizar en algo bien sencillo, pero que de tan sencillo que lo solemos pasar: No nos cansemos de hacer el bien en esta vida. Es difícil ser amable con alguien que insultó a tus hijos, es difícil ser generoso con alguien que te echó tierra en el pasado, es difícil hablarle aquel que destruyó tu negocio, es complicado reconciliarte con aquel que te violó; pero ¿sabes algo? debemos de hacer el bien ya que tarde o temprano en esta vida recibiremos la recompensa de nuestros hechos. Obedezcámosle a Dios y Él se encargará de todo con su perfecta Justicia. No nos cansemos de hacer el bien a los demás, beneficios traerán a nuestra vida. Puede que tarde, pero llegará. Ese es el gran secreto para vivir una vida plena y feliz en este mundo. No es fácil, lo sé; pero la recompensa es fuerte y permanente. No paguemos mal por mal, no nos venguemos, no le echemos leña al fuego. Con esto no te quiero decir que te pongas voluntariamente de blanco de todos los achaques, sino más bien que dejemos la justicia a Dios, que su perfecta voluntad obre en nosotros. Lo que debemos de hacer es no cansarnos de obrar el bien en nuestra vida.

Gálatas 6. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Por Josué Manuel Guzmán

Puedes escribirme a pastorjosueguzman@gmail.com


One response to “El Gran Secreto

  • Mau Mendoza

    Justas palabras mi estimado, Hay gente que no se percata el mal que se hace a ellas mismas, haciendo daño a otros… El resultado a su favor es momentaneo, y no se dan cuenta que a veces nuestro errores lo pagan las personas que más amamos…

    Bendiciones Josué y adelante con sus notas..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: