¿Por qué nací?


De lo que hablaré en esta reflexión siempre ha sido un tema escabroso y polémico para la mayoría. Más de alguna vez nos hemos preguntado ¿Por qué nací? ¿Qué tengo de especial? Vemos nuestra vida y pues hay muchos que son mejores que nosotros. Somos seres promedios que tenemos un trabajo, tenemos una familia, no hemos inventado nada trascendental más que nuestra lora diga unas cuantas palabras de manera curiosa, o que nuestro pequeño perro se haga “el muerto”. Nos damos cuenta que no somos famosos, (como dice el papá de una muy buena amiga “solo nuestra abuela nos conoce”), que ni siquiera tenemos amigos que sean conocidos y mucho menos salimos en los diarios; y la única vez que hemos salido fue cuando el compañerito de colegio nos invitó a su piñata y sus padres contrataron a los del periódico para que saliera en la sección de sociales. Con suerte tenemos a 10 personas que saben nuestro nombre completo, nuestro color favorito y qué nos gusta comer. En realidad no tenemos una profesión única y singular, es más creemos que a nuestro funeral llegará un centenar de personas de los cuales solo 20 sabrán quiénes fuimos y qué hicimos.

Creo que me has entendido la idea y de lo profundo de la pregunta que lleva por título esta porción diaria “¿Por qué nací?”. Tal y como dice en Efesios capítulo 1, que en Cristo tuvimos herencia y que somos predestinados conforme al propósito de Dios. Si en realidad tuviéramos conciencia de lo poderosas que son esas palabras, nos daríamos cuenta del por qué nacimos. Dios es un ser interminable de gloria y grandeza, además dice la Biblia que Dios es amor. Esta palabra amor implica algo muy bello que suela estar implícito en dicho vocablo: Compañerismo. Dios siendo un ser tan grande y majestuoso es AMOR, significa que necesita de mucha pero muchísima compañía para dar amor y más importante para recibirlo. ¿Por qué crees que creo tanto ángel, arcángel y querubín? Él necesita que día y noche por toda la eternidad lo alaben y lo adoren. Él creó al ser humano para que también se uniera a ese pueblo angelical y le alabe; sin embargo Dios dio un libre albedrío donde el hombre puede optar por hacer el propósito de Dios en su vida, o decidir hacer lo que le plazca.

Es por tal razón que hoy vemos personas totalmente separadas de los caminos de Dios, haciendo con su vida lo que les parece mejor, aunque su final sea de muerte. Creemos que eso de alabar a Dios es pura tontería y cosas de unos fanáticos que se emocionan al escuchar unos coros con letras cristianas un tanto aburridas. Por los afanes de nuestro día a día hemos perdido el camino hacia la dependencia de Dios, y ahora creemos haber racionalizado a Dios en nuestra cabeza y optamos por ser personas de mente abierta, de la nueva era, aceptando como adecuadas diferentes creencias y dogmas que en realidad no tienen nada de coherente ni racional. El asistir a una iglesia depende de qué tan bien nos cae el pastor, o si a nuestro parecer la persona líder está haciendo un buen trabajo. El leer la Biblia es para nosotros una pérdida de tiempo y la mejor excusa que ponemos es “mejor no la leo ya que no la quiero mal interpretar”. El comunicarse con Dios se ha limitado a unos cuantos rezos de “padres nuestros” cada vez que vas al confesionario.

El propósito de haber nacido es sencillo: Alabar a Dios. Dios te creó porque de una manera inentendible pero a la vez inherente, te necesita. El necesita tu compañerismo ya que Él es infinito en amor, necesita de tus apapachos, de tu amistad, de tu cariño; pero es tan lindo que no ha querido que lo hagas a la fuerza sino que sea tu propia voluntad y decisión. ¿Qué estás haciendo con tu vida?

Efesios 1. 11 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, 12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.

Por Josué Manuel Guzmán
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: