Excusa para ya no llegar a la iglesia


Aquí si que hay mucha tela que cortar, el hombre y la mujer tienden a dejar a medias todo lo que emprenden. Es por esta razón que vemos carreras universitarias a medias, cursos de inglés no terminados, libros a medio leer, gimnasios pagados pero no visitados, cursos de enseñanza comenzados, camisas sin botones, zapatos sin cintas, y cosas por el estilo. Debemos de tener claro en la vida que por lo general la diferencia entre éxito y fracaso es la perseverancia, es el estar siempre listos, el nunca descansar, el nunca darse por vencido.

Pero ¡qué cuesta eso de llegar hasta el final, de no desfallecer y nunca darse por vencido! Eso no solo se da en aspectos seculares, también se da, y mucho, en la vida espiritual de las personas. He visto cientos de ellas como comienzan una estupenda relación con Dios y a los meses o años debilitar su fe al grado de ya no asistir a una iglesia. Lo más tremendo de esto es que el 99.99% de los casos de las personas que se van de una iglesia construyen con paciencia o no una salida olímpica, las hay descaradas y otras más disimuladas. Este tipo de personas que obviamente no perseveró hasta el final en buscar de Dios, busca una excusa para ya no llegar a la iglesia, casi nunca se retira de la iglesia estando consciente que el motivo fue su enfriamiento espiritual. Le echa la culpa al pastor diciéndole mil y una cosas, le echa la culpa al que canta, a la que hace las pupusas, al que pone la letra de las canciones. La idea es que él o ella quede libre de todo cargo de conciencia.

Creo que después de mucho tiempo de cometer ese aniquilador y empobrecedor error (apostatar de la fe), la persona razona y aclara su mente, dejando ver que el motivo por el cual dejó su fe es por ella misma. Nunca encontrarán al pastor perfecto, nunca encontrarán la iglesia perfecta donde todos sean perfectos. Tengamos claro que para poder convivir con las personas no debemos de tratar de cambiarlas, sino cambiar uno para aguantarlas, funciona al 100%.

Hoy te invito que si tu eres uno de los que se han ido de la iglesia por A o B razón, o que has inventado excusas para ya no buscar a Dios echándole la culpa a otra persona, ahora es buen momento para que retomes el camino. No te puedo decir que no tendrás repercusiones muy fuertes por cortar tu relación con Dios (es muy probable que estés pagando la factura de alto valor), pero al retomar el camino te aseguras el perseverar hasta el final, donde después de todo tendremos la recompensa.

Mateo 24. 13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

por Josué Manuel Guzmán
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: