¿Te sientes incomprendido?


Uno de los mayores padecimiento de este siglo es sin lugar a dudas la incomprensión. Ahora en día la vida es mucho más compleja que hace 20 años, y muchísimo más complicada que hace 100 años. Sin embargo los problemas, las situaciones raíces siguen siendo prácticamente las mismas, solo un poco más difíciles de superar.

Todo mundo piensa tener la razón y las frases “si te prestara un rato mi cabeza, me comprenderías” son cada vez más comunes oírlas mencionar. Toda esta vida digital, en línea, el compartir con personas que jamás conoceremos, el estar entretenidos en el chat de facebook por horas, el tener una fuente potencial de novios y novias en el facebook y la adicción a juegos en internet, hace parecer que los problemas son “modernos” y por lo tanto nadie entiende precisamente lo que cada vida está viviendo.

Hay otras personas que están viviendo problemas un tanto más ortodoxos pero muy complejos, casados teniendo aventuras sexuales con otras personas, chicos y chicas sexualmente activos a muy temprana edad, celos compulsivos, y cosas semejantes. Hay muchos embrollos sexuales, familiares que realmente son complejos y difíciles de entender. Hay personas que sufren obsesiones insanas con otras personas, animales y hasta objetos. Es cierto hay situaciones complicadas en la vida, y que sin lugar a dudas son muy pero muy difíciles de comprender.

Pero tengo buenas noticias, existe un psicólogo que es súper bueno y puede tratar tu caso, se llama Jesús. Él conoce bien lo que te pasa ya que aunque no lo creas, Él padeció igual que tu y yo. Este psicólogo sabe lo que es pasar por la tentación y salir victorioso. ¿Por qué no te acercas a Él? No te molestes con lo que te diré: Cuando me refiero a acercarse a Jesús no es ir a la iglesia y hablarle a un muñeco de madera, de piedra o de hierro, elaborado por el orfebre del pueblo. Me estoy refiriendo realmente a conocer a Jesús, el Hijo de Dios. Solo cierra tus ojos (si lo deseas) y di las siguientes palabras: “Dios, se que tú eres el único que me entiende, quiero pedirte perdón y quiero que Jesús more en mi vida de una manera completa y perfecta, amén.”

Aunque no me creas esa oración que acabas de hacer es poderosa y cambió tu vida para siempre.

Hebreos 2. 18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

por Josué M Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: