Los eternos niños espirituales


La gran mayoría ha confundido las palabras de Jesús cuando se refería a los niños y decía que”de los tales es el reino de los cielos”. Una cosa es la pureza del niño, su limpio corazón y su nada contaminada mente; otra muy diferente es la negación a crecer y hacerse responsable de la vida espiritual.

He conocido a muchos que solo les gusta tomar leche, no tener ninguna responsabilidad, ningún trabajo a su cargo, sin trabas ni compromisos. Vienen las dificultades de la vida y su vida espiritual se hace añicos, tropiezan y se hacen daño con el primer juguete que se encuentran en el camino. Porque nunca quisieron crecer espiritualmente hablando, se comen la plastilina, se llevan a la boca cualquier cosa como monedas, papel, tierra y juguetes de la mascota de la casa. He visto como personas han permanecido en una niñez espiritual no teniendo un cambio genuino y siempre en el juego de hacerse los analfabetas.

Estos niños espirituales rehusan a crecer, detestan las responsabilidades y compromisos, miran el día domingo como el día que “puedo hacer lo que se me venga en gana”, que van a la iglesia solo cuando el dinero escasea en sus bolsillos. Se acercan a Dios solo cuando tienen miedo de la película de terror que acaban de ver. Solo van a la iglesia y se portan bien cuando quieren un nuevo juguete de parte de papá Dios. Se sacian solamente con una paleta de dulce, se conforman con un globo, a penas andan con sus propios medios.

Tú debes ser una persona diferente, debes de crecer, madurar, necesitar y querer más de Dios cada día. No te conformes con un chocolate cuando puedes tener la fábrica, no te conformes con la paleta cuando puedes ser el dueño de la confitería, no te conformes con gatear cuando puedes ganar las olimpiadas. Dios tienes cosas muy pero muy grandes para ti, por lo tanto Él te quiere responsable. Deja de ser un niño espiritual. Se un adulto en los caminos de Dios, pero con la pureza y la limpieza de un niño.

Hebreos 5:12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

por Josué Manuel Guzmán
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: