Hacer “el amor”, pobre vocabulario


Estoy seguro que te soltaste una risa cuando leíste el tema de la reflexión de este día. Siento mucho si te enojaste conmigo por haber puesto un tópico tan amarillista. No es que quiera llamar la atención con este tema para que me lean y entren al blog, lo puse más bien para que nos demos cuenta que la frase “hacer el amor” se lee ridícula, ahora imagínate si la dices a una persona, se convierte en todo un “pancho”.

Creo que estás de acuerdo cuando te digo que el amor es más que sexo, un beso o una noche “ardiente”. Muchas jovencitas se entregan en “amor” al novio, queriendo en su corazón llenar ese vacío que sólo Dios puede llenar. Muchos jovencitos hasta ya perdieron la cuenta del número de víctimas “de amor” que llevan en su vida, y eso que apenas cumplen los 18 años.

Me dirás “cuadrado”, “pasado de moda” o “anticuado”, pero no me mientas: ¿ese “amor” te ha hecho sentir feliz y amado? Verdad que cada vez te enredas más. Señorita, apenas tienes 17 años y ya no te alcanzan los deditos de la mano para contar los chicos a los cuales les entregaste la prueba “de amor”. ¿Qué has ganado? me dirás diversión, placer, popularidad y cosas por el estilo. De alguna manera aberrante podrás tener razón, pero ¿A QUÉ PRECIO?

Mis queridos lectores, no confundamos el amor con el sexo. El sexo fuera del matrimonio es destrucción, mezquindad y una gran idiotez que solo te lleva a una soledad que origina un gran vacío y sed por un verdadero amor. El verdadero hombre no es el que cede, sino más bien el que se aguanta. La buena mujer no es la que abre las piernitas después de dos citas, sino la que se da su lugar y se valora como persona y no como juguete.

Dice la Biblia que Dios es amor y el que no ama no ha conocido a Dios. Es una frase muy dura cuando descubrimos que en realidad no hemos amado a las personas. Amar a tu esposa es desearle el bien todos los días de su vida y respetarla, y no darte una canita al aire a la menor oportunidad.

Jovencitas, no te les insinúes a hombres casados, no destruyas hogares por la carrera de satisfacer tu deseo enfermizo de que alguien te de “amor” o te haga caso. Mejor échate agua fría, cierra las piernas y ponte a estudiar y madura.

El amor no destruye, edifica; el estar enamorado no es soñar con “hacer el amor”, es dar la vida por la otra persona.

Jesús te demostró la prueba infalible de amor: dar SU vida por la tuya y la mía. Eso es amor y no lo que la televisión, las revistas y la internet te dicen. Comienza a amar a las personas y descubrirás que Dios te llena de tranquilidad, felicidad y alegría incesante.

1 Juan 4. 7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. 9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

por Josué Manuel Guzmán

One response to “Hacer “el amor”, pobre vocabulario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: