Promesas sin Arcoíris no son promesas


¿Quién de nosotros no ha visto un arcoíris en su vida? Creo que todos hemos tenido la oportunidad de observar en más de una ocasión un arco de colores entre nubes. Pero este arco no se divisa así por así, no es casualidad su aparición. Tú y yo sabemos que un hermoso arcoíris se da a conocer siempre y cuando haya cesado una lluvia, no lo puedes ver todos los días, solamente cuando la lluvia ha terminado. Después de los muchos días continuos de lluvias en octubre 2011 en El Salvador se dejó ver un arcoíris grande y con colores muy vivos, lo que significaba que la lluvia estaba esfumándose, y que Dios se había acordado de su pacto.

Si tu no lo sabes, el arcoíris es el recordatorio del pacto que Dios hizo con Noé justamente después que terminara el diluvio. Dios en un inicio se arrepintió de haber creado al hombre y a todo ser vivo ya que se habían apartado totalmente de su amistad. Por eso mismo Dios provocó un diluvio donde hasta la montaña más alta quedó cubierta de agua. Cuenta el relato bíblico que no quedó nada de lo que se arrastraba en la tierra, solamente Noé, su esposa sus tres hijos y las mujeres de sus hijos. Luego Noé, al pisar tierra firme después de más de 300 días ofreció una ofrenda a Dios en gratitud. El Creador recibió el olor fragante de esa ofrenda sincera y se prometió en su corazón no destruir al ser humano con agua nuevamente.

Pero esto no es lo curioso de toda esta gran historia, sino más bien, la señal del pacto: El Arcoíris. ¿Sabes por qué puso Dios el Arcoíris? para recordarse de la promesa que le hizo al hombre desde los días de Noé. Dios no solo hizo una promesa, sino también construyó un recordatorio para cumplir su promesa con todo ser viviente. ¿Captas el principio?

¿Cuántas promesas hemos hecho tu y yo que  no hemos cumplido? Creo que muchas, tales como disminuir de peso, hacer ejercicio, ser fiel a nuestra pareja, dejar de consumir drogas, dejar de tener sexo con alguien que no sea tu esposa o tu esposo, ahorrar, aprender algo nuevo, y la lista puede seguir. Para que no nos pase esta situación nuevamente debemos de construir un arcoíris al momento que hacemos una promesa. Debemos de ser ingeniosos como lo fue Dios al hacer el pacto con todo ser viviente.

Has promesas, has pactos pero a la vez diseña el arcoíris que tendrá la función de recordar a tu corazón la promesa sincera que un día hiciste. Pero, ¿Cómo funcionaría esto? bueno te daré un ejemplo. Digamos que tu eres un padre de familia que ama a su hijo con todo su corazón, y tú no le quieres dar un mal ejemplo por lo tanto has hecho la promesa que dejarás de fumar. Es probable que solo haciendo la promesa no tengas mucho éxito en cumplirla; sin embargo puedes construir un recordatorio indeleble que te ayude a llevar tu promesa a feliz término permanentemente: Ver la cara de tu hijo. Tu puedes establecer que cada vez que veas la cara preciosa de tu hijo, te recordarás de la promesa que un día hiciste de dejar de fumar. Esto funciona ya que tu mente siempre que vea a tu hijo repetirá la promesa que un día hiciste.

Puedes comenzar a realizar promesas con arcoíris este nuevo año. No es difícil solo está en querer hacerlo.

Génesis 9. 16 Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra.

por Josué Manuel Guzmán

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: