El ejemplo de la política


De temas de política no suelo escribir en mi blog, no porque no me interese; sino más bien porque existen otras prioridades que cubrir y de mayor importancia en la sociedad. Ahora me he dispuesto a escribir ya que ha rebalsado en la desfachatez el pobre y bajo nivel que ha adquirido el inicio de la campaña política en El Salvador.

Casi todos los políticos públicamente declaran que se consideran servidores públicos, que se deben a la gente, que anhelan un desarrollo económico, social y cultural para nuestros países. Todo esto se oye muy bonito, sin embargo ya cuando toman posesión de sus puestos algo ocurre ya que suelen olvidarse de todo lo planteado. Creo que son una “raza” de personas muy apartadas de los principios cristianos donde reina el amor, la honestidad, el perdón, la templanza, la comprensión y la paciencia.

¿Cómo es posible que a nuestros dirigentes les haga falta estos principios? Solo con echar un vistazo a cualquier noticiero del país nos damos cuenta del nivel moral y social tan bajo que ostentan muy orgullosamente algunos políticos, y aquí hablo de todos los colores y sabores partidarios, creo que ninguno se escapa. ¿Qué no se dan cuenta los políticos que no están dando un buen ejemplo? Mira en las entrevistas televisivas la repugnante soberbia con la que hablan estas personas, creen que avergonzar al adversario político es una gracia y el practicar el dicho popular “Jalisco nunca pierde” es el más vivo e inteligente. Creo firmemente que nos hemos equivocado de camino. Las autoridades quieren que como ciudadanos ejerzamos el voto ya que es un derecho y un deber; pero por otro lado la gente sensata, que se gana el pan diario con el sudor de su frente, que es víctima de los malhechores y que todavía tiene sentido común, se rehusa a votar por alguien que pisotea sus principios que tanto ha guardado y transmitido a sus hijos.

Políticos, por favor abran los ojos. Todos los ciudadanos honestos, honrados y que deseamos un mejor país, no queremos ver competencias de quien avergüenza mejor, de quien tiene mayor poder; lo que queremos escuchar y ver es su ejemplo intachable de ciudadanos que quieren verdaderamente un mejor país. Queremos escuchar propuestas viables de desarrollo, queremos ver planes estratégicos para nuestra nación, planes de largo plazo que independientemente quien ocupe el cargo, se logren y se lleven acabo.

Estamos cansados de malos ejemplos, de pleitos porque fulano o mengano se robó el lema publicitario de campaña, porque se debe o no hacer la pinta y pega o porque se cambian de partido político impulsados por sus propios intereses mezquinos. Demuestren que son dignos candidatos a dirigir una comuna o tomar decisiones en un curul. Queremos ver principios como la honestidad, el amor al prójimo, el amor hacia sus enemigos, el poner la otra mejilla, el caminar la segunda milla, el que la blanda respuesta quita la ira y sobre todo el amar a Dios por sobre todas las cosas.

Dios les bendiga a todos.

por Josué Manuel Guzmán

 


One response to “El ejemplo de la política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: