Los piojos de Dios son NO imitables


No me dejarás mentir, no hay nada como las cosas originales. Puede ser que al principio resulten las imitaciones un tanto parecidas a las originales; sin embargo al pasar un poco los días es notoria la diferencia en términos de calidad. Creo que todas las personas con uso de razón, es decir, con una sensatez y equilibrada mente prefiere lo original a una imitación, por más fina que esta sea.

Resulta curioso que cuando hablamos en términos de nuestra vida espiritual no hacemos lo que decimos, es decir casi todos profesamos ser cristianos, gente que va a la iglesia que reconoce que existe un Salvador, que Dios es verdadero y que son hijos de Dios; sin embargo a la hora de la verdad, el diario vivir no concuerda con lo que divulgamos. Por una parte decimos que vamos a la iglesia y que seguimos a Dios, pero por otro lado nuestras acciones distan mucho del comportamiento de un verdadero hijo de Dios.

Pero ¿por qué se da este fenómeno? creo que una de las razones principales es que en terrenos de vida espiritual sabemos poco o nada lamentablemente. No estamos interesados en leer e informarnos al respecto, solo nos quedamos con una vaga idea de la Biblia y todo lo que tiene que ver con Dios. Estamos más interesados en saber qué funciones nuevas tiene el Iphone 4S que en averiguar la vida que quiere Dios que llevemos a diario.

Estamos tan poco interesados e informados en saber y experimentar  lo que es una verdadera relación con Dios, que no percibimos la diferencia entre una buena amistad con Dios y una falacia espiritual. Al momento de querer sentir afecto acudimos a diferentes personas, menos a Dios; sin embargo nunca sentiremos ese lleno total si no hablamos con Dios a diario. Muchos tratan de conseguir consuelo en el alcohol, las drogas, el sexo, la pornografía, la televisión, las amistades y los pasatiempos, en lugar de acercase a Dios.

Lo que te quiero decir con todo esto es que probablemente al principio te “funcione” buscar equivalentes a los beneficios de Dios, pero en el largo plazo te darás cuenta que lo que hace Dios en la vida del ser humano es indiscutiblemente no imitable. Solo la paz y la felicidad que Dios da es duradera y completa.

Una de las primeras plagas que Dios envió a Egipto para obligarlo a liberar a los hebreos de la esclavitud fue la plaga de la sangre, que consistía que toda agua se convirtiera en sangre. Faraón llamó a su séquito de hechiceros y lograron “imitar” lo que Dios había hecho. Luego Dios envió una plaga de ranas, de igual manera Faraón llamó a sus hechiceros y estos pudieron hacer algo “similar”, por lo tanto el manda más de Egipto no creyó y endureció su corazón. Pero la siguiente plaga sería la primera que los hechiceros del gran Faraón no pudieron imitar, ¿adivina cuál fue? es correcto, la de los piojos. Los mismos hechiceros concordaron que el poder de Dios era genuino y mucho más poderoso ya que fueron incapaces de crear con sus encantamientos sus propios piojos.

¿No entiendes el mensaje todavía? bueno seré un poco más explícito. Puede ser que la estés pasando “bien” sin Dios en la vida, tienes dinero, tienes salud, tienes una familia y piensas que esa condición es la necesaria para producir todo. Puede ser que estés llamando a tus hechiceros para hacer una imitación de las cosas que Dios da a sus hijos cuando pagan el precio de seguirlo. ¿Sabes qué? conforme pasen los días te darás cuenta que esa felicidad que actualmente ostentas no está fundamentada en la verdadera Roca que es Cristo, ya que es una imitación del producto original que solo Dios te da al vivir una vida de estrecha comunión con Él.

Comienza a interesarte en las cosas de Dios y verás la diferencia entre lo original y las imitaciones. Llegarás a un momento en que intentarás algo tan sencillo como tener una sonrisa en tu rostro (o producir piojos para Faraón) y te darás cuenta que sólo Dios podrá provocarla.

Éxodo 8. 18 Y los hechiceros hicieron así también, para sacar piojos con sus encantamientos; pero no pudieron. Y hubo piojos tanto en los hombres como en las bestias. 19 Entonces los hechiceros dijeron a Faraón: Dedo de Dios es éste. Mas el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó, como Jehová lo había dicho.

por Josué Manuel Guzmán

8 responses to “Los piojos de Dios son NO imitables

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: