Opta por la fe y no por el miedo


Cuando estaba muy pequeño y mis padres me tomaban en sus brazos, venían hermanos y les decían: “cuando crecen es el problema”. Fui creciendo y cuando ya era casi un adolescente: “ya verá que a esa edad son tremendos los jovencitos, ya lo verán”. Luego fui creciendo y esas predicciones jamás pasaron, soy una persona, gracias a Dios, que nunca ha desfallecido en el camino de la búsqueda de Dios.

Mis padres decidieron no permitir que esos miedos despertaran. En cambio ellos despertaron su fe. Ellos no esperaron que sus hijos causaran problemas, esperaron que se destacaran. Esperan que hagan grandes cosas con sus vidas.

Todos los días tienes opciones. Puedes creer que Dios está en control, creer que Él se ocupa de cuidarte y creer que tiene cosas buenas preparadas para ti. O puedes andar por ahí preocupado, esperando lo peor, preguntándote si lograrás salir adelante.

El miedo y la fe pueden parecer conceptos opuestos, pero tienen algo en común. Ambos nos piden creer en algo que no podemos ver.

El miedo dice: Cree en lo negativo. “Esa enfermedad no se te quitará, es la misma que le quitó la vida a tu abuela y a tu mamá, es hereditaria.”

La fe dice: “Cree en lo positivo”. “Esa enfermedad no es permanente, es sólo transitoria.”

La clave es esta: Aquello en lo que medites arraigará. Si todo el día andas pensando en tus miedos, se convertirán en tu realidad. Eso fue justamente lo que a Job le pasó, si leemos el versículo 26 de capítulo 3, dice “No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado; No obstante, me vino turbación.

Cuando las cosas nos están yendo bien solemos decir “tengo miedo de que esto no vaya a durar, es demasiado bueno para ser verdad.”

Cuando uno se deja llevar por los temores, atrae lo negativo. Nadie está inmune al miedo. Si le damos cabida al temor, este llegará a dominar tus pensamientos. Si lo permites, el temor te mantendrá despierto toda la noche. El temor te robará la alegría, te robará el entusiasmo.

En estas épocas de favores Dios nos dice “NO GASTES TU ENERGÍA EN PREOCUPARTE. INVIÉRTELA EN CREER.”

Debemos poner nuestra fe en acción, pero muchas veces se nos facilita usar nuestra fe pero a la inversa, acrecentando nuestros temores, a no estar en paz, a no respirar esas épocas de aumento.

Si quieres mantener tu fe, debes cuidar lo que lees, lo que escuchas y con quién hablas. La preocupación es contagiosa. La negatividad se contagia.

Job 3. “25 Porque el temor que me espantaba me ha venido, Y me ha acontecido lo que yo temía.”

por Josué Manuel Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: