¿Emoción o verdadero avivamiento?


Falsa alegríaHe pensado mucho en escribir esta reflexión debido a que se trata de un tema muy sensible en la iglesia de hoy en día y por ende causante de mucha polémica. Mi intención no es poner limón y sal en la herida abierta, sino todo lo contrario, tomar hilo y cerrar esas heridas abiertas causadas por los pecados deliberadamente realizados a lo largo de nuestra vida.

En la actualidad la iglesia cristiana tiene mucha más actividad que hace 15 o 20 años. Las iglesias se han modernizado a las nuevas tendencias de comunicación de la sociedad. Eso en si no es precisamente malo, ya que aplicado de la manera correcta, ayuda a que el mensaje de salvación de nuestro Señor Jesucristo llegue a las personas de una manera más efectiva.

Para ser cristiano y tener un verdadero avivamiento que perdure y se mantenga y vaya en aumento, no hay atajos. Es decir, leer la biblia, orar, ayunar y congregarnos frecuentemente, es lo que debemos hacer. Practicando lo anterior de todo corazón, nos acercaremos más a Dios y evidenciaremos cambios palpables en todas las áreas de nuestra vida (Afectiva, social, económica, familiar y espiritual).

¿Qué es lo que pasa hoy en día en nuestras iglesias? Nos hemos vuelto exageradamente activistas, estamos llenos de eventos y congresos de todos los tipos posibles. Eso en realidad no está mal, lo malo está en no darle seguimiento a esa llama que se enciende en un evento, capacitación o congreso.

Los eventos de cristianos para cristianos se han vuelto, lejos de buscar y desarrollar la santidad y la armonía con Dios, en ocasiones para sentir cierta emoción que te hace llorar y sentir algo lindo pero que en un par de días se esfuma. He visto muchos casos en que los eventos cristianos han servido para aflorar las infidelidades de pareja, para tener más “amigos en el BB chat o Whatsapp” que al pasar el tiempo se vuelven en contactos que minan la sana conversación y la moralidad. Si bien es cierto se aprende si pones atención a las plenarias, se alaba a Dios si en realidad tienes un corazón dispuesto; pero debes de tener claro que eso no lo es todo, la verdadera prueba de fuego se presenta cuando termina ese retiro, evento o congreso.

El verdadero avivamiento radica no en cuánto hemos llorado o cantado en un concierto cristiano, evento, campaña o congreso, sino más bien en qué intimidad tenemos con Dios en el día a día. Los pastores y líderes tenemos una gran responsabilidad del tipo de actividades que realizamos. Muchas veces el trabajo es más de hormiga que de masas, es más de consejería, de seguimiento personal que de una redada. No estoy en contra de eventos cristianos, lo que estoy tratando de decir es que no deben ser el centro de nuestro trabajo en las iglesias, hay más que eso todavía.

El verdadero avivamiento no es una emoción, no es el cómo me sentí después del mensaje del pastor, o después de terminar el concierto. El verdadero avivamiento es la permanencia de santidad en nuestras vidas.

El verdadero avivamiento es en no tener una combinación de Romeo Santos, Chino y Nacho y Marcos Vidal en tu iPod o reproductor de música. El verdadero avivamiento es darte cuenta que no es lo mismo poner a Pitbull que una predicación en la radio camino al trabajo en la mañana.

El verdadero avivamiento es buscar agradar a tu esposa a diario, enamorarla a diario y tratar a tus hijos con mucho respeto y cuidado. Es ser responsable con tu hogar y encaminarlo a diario a una consagración con Dios.

El verdadero avivamiento es serle fiel a tu esposa o a tu esposo. Es cortar comunicación con aquellas personas que tu sabes que no convienen a tu relación matrimonial. Avivamiento es no ocultarle nada a tu pareja, cuentas de correo, mensajes de texto, chats, redes sociales, llamadas telefónicas, salidas. Estar en avivamiento es ser completamente transparente con tu esposa o esposo, es vivir en fidelidad física, de pensamiento y electrónica hacia tu pareja. Estar viviendo en un avivamiento es no utilizar la computadora o el celular para tener aventuras fuera de tu matrimonio.

Estar en avivamiento para un joven es buscar más a Dios en oración y lectura de la Palabra, que estar leyendo el muro de todos los amigos en Facebook, o todos los tuits de las personas que sigues en Twitter. Estar en avivamiento es decir un rotundo no a la pornografía  en internet, o a las conversaciones inmorales en las redes sociales.

Tener un verdadero avivamiento nos aleja de tener noviazgos en yugo desigual, de fumar cuando nadie nos ve, o de embriagarte en las festividades sociales. El tener un avivamiento te hace un mejor esposo, una mejor esposa, un mejor novio, una mejor novia, un mejor amigo, un mejor padre y un mejor hijo.

Cuando vives en un verdadero avivamiento llegar tarde a la iglesia no es opción, leer la Biblia diariamente es una necesidad indudable, hablar con Dios se vuelve cotidiano y agradable, y alejarte de las cosas que te quitan santidad se vuelve mucho más fácil.

El avivamiento es un estilo de vida, un estilo de vida en santidad que solo la cercanía con Cristo se puede lograr. No confundamos nuestras emociones con el avivamiento. El gran reto es mantener encendida la llama.

Anuncios

One response to “¿Emoción o verdadero avivamiento?

  • Belén

    Me gustó mucho esta reflexión! Que Dios lo bendiga mucho hermano, por compartir esto con nosotros!. Cuanta verdad ! Yo también noté que en las iglesias hoy en día, los hermanos confunden emoción con avivamiento. Tenemos que orar a Dios cada día y pedir que derrame de su espíritu santo y fuego. Saludos, desde Argentina, Bs As.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: