Archivo de la etiqueta: Autoestima

¿Qué dice tu página llamada ENERO?


Escribir tu vidaEstamos a prácticamente 3 días para terminar el primer mes de este año nuevo 2014. Ya una página de 12 está a punto de ser impresa en el árbol de tu vida.

¿Qué dice esa página que tiene por título Enero? Algo te puedo decir, vacía no está. Algo debes de tener y es por eso que hoy escribo estas líneas. Haz el ejercicio de leer las notas que tus decisiones han escrito en tu vida. Después de todo es tu vida y no la de otro.

¿Estás caminando viendo hacia el pasado? ¿estás recorriendo el 2014 pensando en los pasos que diste o no diste en 2013? Para avanzar irremediablemente debes de enfocarte en el presente y tener una visión de un futuro prometedor. Que el pasado solo sirva para recordarte de las decisiones que trajeron bienestar a tu vida; pero también para traer a memoria aquellos errores y no volverlos a repetir. Continuar leyendo


Hijo Pródigo


Hijo PródigoComienzo con la letra de una canción que ha impactado mi vida los últimos 3 días.

“Vengo ante Tí Señor, vengo a pedirte perdón

He de entender que solo en Ti tengo seguridad y felicidad

Hoy vengo a Ti, rogando que mi vida

Hoy vuelva a ser como era, junto a Ti Señor.

Se que desperdicié, todo lo que recibí

Y hoy vuelvo a Ti, rogando Señor, que Tu me des el perdón

Quiero entregarte hoy, todo lo mejor que hay en mi

He de seguir no volveré atrás, te amo Señor Jesús.” Continuar leyendo


Puedes caerle bien a toda la gente


¿Nunca le has hecho un cumplido a algún extraño? ¿A un empleado de un banco al momento de cambiar un cheque? ¿A un asistente en el consultorio del doctor? ¿A quien te atendió en un almacén?

Creo que me dirás “eso de hacer cumplidos a los extraños no es conmigo”. Pues en nuestros días te diré que es hasta un poco peligroso. Pero más de alguno de nosotros lo hemos hecho. Continuar leyendo


Las consecuencias del orgullo


Estoy leyendo el libro que a nadie le gusta leer o que pocos le hacen caso, estoy hablando del Apocalipsis o Revelaciones. Todo el libro está lleno de metáforas, simbolismo y tramas cargadas de actos sin precedentes. En el capítulo 16 me llamaron la atención dos pequeños versículos el 10 y el 11, donde habla de siete ángeles y sus respectivas copas. Si bien es cierto no te quiero hablar de los significados de cada copa ni mucho menos, sino más bien de las ¡tremendas! consecuencias del orgullo de un ser humano.

Esa frase “mordían de dolor sus lenguas” me ha cautivado y creo que jamás se me olvidará. ¡Hasta donde es capaz el ser humano de sufrir por el orgullo! llegar al punto de morderte la lengua del puro dolor, y después maldecir a Dios, todo por no ceder un espacio en sus ideas y munditos diminutos y minúsculos.

El orgullo es un tremendo defecto que puede acarrearnos mucho dolor, mucho sufrimiento y hasta la muerte. El hombre muchas veces prefiere morir o quedarse solo en vez de aceptar sus errores, o darse por vencido. Hay personas que saben que hacen mal, saben que lo que hace les perjudica a ellos mismos, pero no paran de actuar de esa manera tan desacierta por el simple y sencillo hecho de no doblegarse, de no mostrar debilidad ante el vecino, amigo o prójimo. Continuar leyendo


Hacerse el loco con Dios


No me vas a dejar mentir, muchas veces “metemos las patas” a sabiendas de lo que estamos haciendo. Son muy contados los errores que cometemos sin tener una dimensión casi exacta de lo que estamos haciendo o a punto de hacer. Creo que solo un niño, una persona que está en los primeros años de su vida se le puede tildar de inocente al hacer una travesura, pero ya una chica de 14 ó 15 años que abre sus piernitas para tener relaciones sexuales con un “amigo”, no es precisamente inocente, y más bien sabe exactamente que lo que está haciendo no lo tiene que hacer.

Pero ¿Qué pasa cuando actuamos mal a sabiendas que es incorrecto? Creo que la mayoría piensa que la respuesta a esta interrogante es “no pasa nada”, lo digo ya que las personas no paran de cometer los mismos errores. Vemos como los malos ejemplos de los padres se convierten en el diario vivir de los hijos, son muy pocos los casos donde los hijos rompen con el mal proceder de sus padres. ¿No te has fijado que las madres solteras o que tienen hijos antes del matrimonio vienen en serie?, vemos que tanto la mamá como la hija cometieron el mismo error. ¿No resulta curioso el fenómeno que un padre borracho educa a un hijo que también es borracho? Pareciera que el mal proceder es contagioso, y hasta hereditario. Continuar leyendo


¿Alguien me puede decir el por qué nací, el por qué estoy vivo?


Mirada de BebéNadie pidió ser hombre o mujer, nadie pidió nacer en Europa, África, América o cualquier otro lugar del mundo, nadie solicitó su color de piel, ni su color de ojos, ni la forma de su cara. Ninguno de nosotros puso condición para nacer y tener los padres que tiene, ni la estatura máxima que iba a alcanzar, es más, ni siquiera pudimos elegir el nombre con el cual nos iban a conocer toda la vida. Si te pones a pensar bien, ni siquiera nuestros padres sabían si nosotros íbamos a existir, si íbamos a ser niña o niño, con defectos o sin ellos. Y para terminar la idea, tu y yo ni siquiera elegimos nacer, vivir en este mundo, en esta época.

Resulta curioso pensar (y por cierto es uno de los grandes temas filosóficos de todos los tiempos) del por qué estamos cada uno de nosotros en el planeta Tierra. Es sorprendentemente interesante saber que cada uno de nosotros, de los que hemos nacido sin desearlo, sin quererlo y sin solicitarlo, tenemos una exclusividad y por lo tanto somos únicos. Sabías que no hay dos rostros exactamente iguales, no hay crestas papilares idénticas a las tuyas, es más tu cabello es distinto de todos los cabellos del mundo entero. Tu forma de caminar, hablar y hasta de reír es diferente a cualquier otra. Entonces se hace inevitable una pregunta: ¿Por qué tanta exclusividad, en algo que ni siquiera pedimos que fuese así? Continuar leyendo


Ganarse la vida legítimamente


Persona deshonesta con su jefeEstoy leyendo las cartas de Pablo al joven Timoteo y me sorprendo de la claridad con que le habla. A cualquiera le pudiera parecer “pesada” la manera en que Pablo le habla al joven, pero lejos de ser toscas, son palabras muy sensatas, llenas de honestidad y muy puntuales.

Creo que Pablo deseaba que Timoteo no se desviara del camino correcto y es por esta razón que no le habló en parábolas, sino más bien ocupó una manera de comunicarse un poco más ortodoxa. Una de las frases del capítulo 2 de la segunda epístola a Timoteo que más me atrajo para escribir es esta “Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.”

Continuar leyendo


¿Será que nos hemos convertido en “ateos pasivos”?


De lo que escribiré hoy es un tema muy sonado, y por así decirlo, muy conflictivo pero a la vez imperante en la vida del ser humano. ¿Por qué razón la mayoría de seres humanos viven como quieren vivir y no cómo Dios nos instruye a hacerlo? Muchos dicen conocer a Jesús, es más en épocas como semana santa hasta participan de actividades religiosas. De una u otra manera casi todos, a excepción de las personas viviendo en los lugares más recónditos del mundo, hemos leído siquiera un párrafo de la Biblia. Todos concuerdan que la Biblia es un buen libro, buena lectura (aunque para mí es la Palabra de Dios) y que contiene buenos consejos. Entonces, ¿por qué no le hacemos caso? Continuar leyendo


Hacer “el amor”, pobre vocabulario


Estoy seguro que te soltaste una risa cuando leíste el tema de la reflexión de este día. Siento mucho si te enojaste conmigo por haber puesto un tópico tan amarillista. No es que quiera llamar la atención con este tema para que me lean y entren al blog, lo puse más bien para que nos demos cuenta que la frase “hacer el amor” se lee ridícula, ahora imagínate si la dices a una persona, se convierte en todo un “pancho”. Continuar leyendo


Desierto: Día 2 (Serie 2 de 3)


¿No te has preguntado alguna vez cómo era Elías, Moisés o Daniel? Yo creo que más de alguna vez hemos pensado en esos grandes personajes de la Biblia. Hombres totalmente consagrados, pasados por fuego y llenos del poder de Dios. Cuando veo a estos héroes de las grandes ligas pienso que Dios tiene sus consentidos, es que no me puedo imaginar al gran Josué con temores en la batalla, no me puedo imaginar a David vacilar en su reinado, mi mente no concibe la fuerza con que Abraham caminaba al monte Moriah para sacrificar a su hijo. Todos estos hombres han tenido un denominador común: su fortaleza surge de su propia debilidad. No se trata de nada especial que tengamos o no, se trata de no darse por vencido, esforzarse y sacar fuerzas de las flaquezas. Es muy bonito el versículo que encontramos en Daniel 11:32b “mas el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará.” Hemos visto que el primer día de desierto es el concerniente al aspecto personal; el segundo día de desierto es el aspecto espiritual, y sino conocemos a Dios es imposible cruzarlo (el desierto espiritual), ya que es mucho más difícil esforzarse en avanzar cuando lo único que se ve adelante es solamente la arena. Continuar leyendo


A %d blogueros les gusta esto: