Archivo de la etiqueta: Paz Interior

Recoger y amontonar


Acumular DineroAl ver las noticias nacionales e internacionales, me convenzo cada día más que el ser humano se está auto programando para recoger y amontonar. Entre más trabajas y más dinero, bienes o placer tienes, más quieres el siguiente día. Tienes un deseo desesperado de recoger tener más y más cada día. Se vuelve un deseo prácticamente insaciable el amontonar riqueza, bienes o placer en esta vida.

¿Por qué los hombres más ricos del mundo siguen trabajando? Aunque los millonarios tengan la vida hecha y su manutención asegurada para toda su existencia en la tierra, siguen trabajando igual o más que cuando no tenían tanto dinero. Es evidente que no trabajan para vivir bien y gozar de la vida, viven para tener más y más, y luego amontonar. Te vuelves tan adicto al recoger y amontonar que ya ni siquiera lo haces para ti y tus futuras generaciones, lo haces solo por hacerlo, por tenerlo en la cuenta de banco. Nunca es suficiente. Continuar leyendo


Hijo Pródigo


Hijo PródigoComienzo con la letra de una canción que ha impactado mi vida los últimos 3 días.

“Vengo ante Tí Señor, vengo a pedirte perdón

He de entender que solo en Ti tengo seguridad y felicidad

Hoy vengo a Ti, rogando que mi vida

Hoy vuelva a ser como era, junto a Ti Señor.

Se que desperdicié, todo lo que recibí

Y hoy vuelvo a Ti, rogando Señor, que Tu me des el perdón

Quiero entregarte hoy, todo lo mejor que hay en mi

He de seguir no volveré atrás, te amo Señor Jesús.” Continuar leyendo


No es posible ganar una discusión


En una plática comúnmente cometemos errores como por ejemplo ser el protagonista de la conversación de principio a fin, no dejar hablar a la otra persona o peor aun interrumpirla y no permitirle que termine su idea.

Digamos que esos son errores de mal gusto pero hasta cierto punto “normales” sobretodo en nuestras culturas latinas, donde el que se queda callado pierde u otorga (todavía no entiendo por qué el silencio otorga, jajaja). Uno de los peores errores que podemos hacer cuando estamos en una plática con varias personas es demostrarle a una de ellas que se equivoca, sobretodo cuando ni siquiera nos ha pedido nuestra opinión. Continuar leyendo


El Envidioso


Envidiar es una emoción que no sólo implica anhelar lo que la otra persona tiene, querer estar pasando por la misma circunstancia que el otro; el acto de envidiar implica mucho más: te coloca en un plano de continua insatisfacción y de queja permanente. La envidia nace de la sensación o de la creencia de que nunca voy a tener lo que el otro posee.

Son emociones que lentamente nos destruyen, sin darnos cuenta de que la procesión va por dentro.

Reyerta, incomodidad, rabia y ahogo son sentimientos con los que nos encontramos al pensar que no hemos alcanzado lo que otros sí tienen.

Podemos envidiar un carro, un cuerpo espectacular, una casa hermosa, una inquebrantable salud, un cargo de jerarquía, un buen esposo, una mujer atractiva e inteligente, las habilidades de un amigo y muchas cosas más. Continuar leyendo


¿Haces la voluntad perfecta de Dios, o la permisiva?


Recuerdo que en el año 1996 escuché en una iglesia un par de conceptos que nunca se me olvidarán, la Voluntad Perfecta y la Voluntad Permisiva de Dios. Créeme que es súper sencillo de comprender pero hasta ese momento no sabía como llamarle al hecho cuando una persona no hace la voluntad de Dios, se le llama voluntad permisiva.

Tu sabes que como seres humanos, Dios nos ha brindado un libre albedrío. Significa que si lo deseas puedes hacer lo bueno y lo malo. Está en tus manos tomar cualquiera de estas opciones: esta tarde después del trabajo enamorar a tu esposa llevándole rosas y escribiéndole un poema, o bien puedes buscar en la lista de celulares de viejas amigas e invitarla a un “café” que terminará en noche de tragos e infidelidades.

Hoy no escribo para persuadirte a que busques hacer la voluntad perfecta de Dios o la permisiva; sino más bien escribo para hacerte ver las diferencias abismales entre ambas. Estamos claros que Dios te brinda un libre actuar y pensar, es más, hasta nos da la opción de creer en Él o no; pero eso no significa que todo lo que hagamos esta bien o acorde a la santa y perfecta voluntad de Dios.

Continuar leyendo


Los piojos de Dios son NO imitables


No me dejarás mentir, no hay nada como las cosas originales. Puede ser que al principio resulten las imitaciones un tanto parecidas a las originales; sin embargo al pasar un poco los días es notoria la diferencia en términos de calidad. Creo que todas las personas con uso de razón, es decir, con una sensatez y equilibrada mente prefiere lo original a una imitación, por más fina que esta sea.

Resulta curioso que cuando hablamos en términos de nuestra vida espiritual no hacemos lo que decimos, es decir casi todos profesamos ser cristianos, gente que va a la iglesia que reconoce que existe un Salvador, que Dios es verdadero y que son hijos de Dios; sin embargo a la hora de la verdad, el diario vivir no concuerda con lo que divulgamos. Por una parte decimos que vamos a la iglesia y que seguimos a Dios, pero por otro lado nuestras acciones distan mucho del comportamiento de un verdadero hijo de Dios. Continuar leyendo


El peso de la conciencia


En varias ocasiones he mencionado que hay dos personas en el mundo a las cuales nunca podremos engañar, la primera es Dios que conoce todos nuestros pensamientos; y la otra es nuestra propia persona. Nadie se puede dar atol con el dedo, dicen que una mentira de tanto repetirse se hace verdad, sin embargo, en nuestro interior, en lo más profundo de nuestro corazón sabemos que no es así.

Hay muchas personas que han escalado, que se han beneficiado de un mal proceder, de una traición, de una mentira, de un delinquir, de aplastar y dejar en el camino a otros indebidamente. Hay quienes han ofrecido su cuerpo por tal de subir en el escalafón de la sociedad, se han prestado a seducir al jefe, al que tiene la firma de poder para poder salir “avante” de una situación. Continuar leyendo


¿Es lo mismo un Asesino en Serie que un Fornicario en Serie?


EquivocarseNo es lo mismo robar cien dólares que robar un millón de dólares, pero el hecho es el mismo: ROBAR. Entiendo que tampoco es lo mismo ser un asesino en serie que un fornicador en serie, pero el hecho es el mismo: PECAR. No existen los pecados grandes y los pecados chiquitos, todos nos alejan de Dios, todos construyen una brecha más amplia en la relación con Dios.

La Biblia habla de un lugar de tormento eterno que se llama Infierno el cual está preparado para todos lo que han decidido vivir conforme a sus deseos sin tomar en cuenta a Dios. Acá se lleva de encuentro a todos aquellos que no han querido seguir a Jesús ni sus enseñanzas. Es muy probable que hayan diferentes niveles de tormento en ese lugar de lago de fuego, seguramente los hechiceros, asesinos y violadores estén en un lugar más angustiante que el simple incrédulo o el buena gente que nunca mató una mosca, pero el lugar es el mismo: El infierno. Si me preguntas yo no quisiera estar en el lugar más “light” del infierno; sin embargo ese lugar más “suavecito” es el que forjamos si no damos el paso de buena gente a cristiano. Continuar leyendo


Hablas solo porque tienes boca



En varias ocasiones he escuchado “Hablas solo porque tienes boca” haciendo referencia de cuando opinamos de algo que no tenemos idea o información contundente para emitir un juicio de valor. Creo que son contados los seres humanos que no han abierto su boca apresuradamente para dar su punto de vista sobre algo de lo cual no conocen verdaderamente. El hablar sobre cuestiones que desconocemos nos ha acarreado desventuras y situaciones que juegan en contra. Continuar leyendo


Callando la Ignorancia


Generalizando, el hombre y la mujer entiende por libertad a la condición de poder hacer lo que se le venga en gana. Creen que la libertad es ser lo que quieras ser, convertirte en lo que tus impulsos más profundos y encarnados deseen. Se piensa que libertad es actuar de manera natural, destruir corazones y andar por la vida sin rumbo fijo, sin obligaciones, ni responsabilidades. Se tiene la idea que libertad es hacer con tu cuerpo lo que se te antoje, tener sexo con quien se te venga en gana y ponerte cualquier sustancia para hacerte volar. Continuar leyendo


A %d blogueros les gusta esto: