Archivo de la etiqueta: Vida

El Sentido de la Vida


¿Por qué nací?Las preguntas ¿Por qué nací? ¿Para qué estoy en este mundo? y ¿cuál es el sentido de mi vida?, no siempre son correctamente contestadas, es más, muchísimas personas han muerto sin encontrar la respuesta.

Toda persona que ha pasado a un interés mayor del de solo respirar, se ha puesto a pensar al menos por algunos segundos el por qué de su vida en esta tierra, el por qué nació el día que nació, el por qué nació en determinado país y no en otro y otras preguntas por el estilo.

Hacernos estas interrogantes es muy importante, pero todavía más preponderante es encontrar las respuestas concretas y correctas. Es justamente en la búsqueda de saciar nuestro conocimiento acerca del sentido de nuestra vida dónde solemos perdernos. Empezamos a buscar en el lugar equivocado. Continuar leyendo

Anuncios

¿Qué dice tu página llamada ENERO?


Escribir tu vidaEstamos a prácticamente 3 días para terminar el primer mes de este año nuevo 2014. Ya una página de 12 está a punto de ser impresa en el árbol de tu vida.

¿Qué dice esa página que tiene por título Enero? Algo te puedo decir, vacía no está. Algo debes de tener y es por eso que hoy escribo estas líneas. Haz el ejercicio de leer las notas que tus decisiones han escrito en tu vida. Después de todo es tu vida y no la de otro.

¿Estás caminando viendo hacia el pasado? ¿estás recorriendo el 2014 pensando en los pasos que diste o no diste en 2013? Para avanzar irremediablemente debes de enfocarte en el presente y tener una visión de un futuro prometedor. Que el pasado solo sirva para recordarte de las decisiones que trajeron bienestar a tu vida; pero también para traer a memoria aquellos errores y no volverlos a repetir. Continuar leyendo


El Agua estancada “Apesta”


Hoy por la mañana recordaba lo difícil que era bañarse en la casa de mi abuela, y no porque no hubiese agua, sino porque nos tocaba hacerlo con agua de un estanque que había en la casona. Ella sostenía que el agua con cloro arruinaba la piel y para cuidarnos nos obligaba a bañarnos con agua del estanque. El hecho que a parte de estar heladísima, muchas veces tenía un mal olor y era porque llevaba muchos días de no estar en movimiento; y algunas veces tenía un olor fétido, esto a causa de la falta de movimiento. Era agua estancada!!!!!! Continuar leyendo


El Empujón de Dios


El pasado domingo 20 de febrero una de nuestras lectoras, Karla Rodríguez Lazo participó en una maratón. Muy amablemente ella me escribió su experiencia en la carrera y me dio la oportunidad de publicarla. A continuación leeremos la bonita reflexión de Karla, que no tengo duda, dejará una enseñanza a nuestra vida. Aprovecho la oportunidad para que otros lectores me envíen sus historias y con mucho gusto las publico en mi blog. Dios les bendiga.

 

Ayer que corrí mientras comenzaba una larga carrera (11kms), no llevaba música, ni cronómetro, nunca pensé que la carrera fuera tan difícil, pues desde el comienzo fueron casi 4 kms solo de cuestas. El desgaste era increíble, mientras corría, la concentración y la lucha contra mi propia mente era cada vez más ardua, a tal grado que en cada trote muchas cosas pasaban por mi cabeza.

Asocié la carrera con mi vida. Hay momentos a lo largo de la vida donde se tienen problemas y más problemas, son como las cuestas, ¡difícil de pasar! Es cuestión de subir y subir  esa cuesta no importando como, a veces a paso lento, otras veces caminando, la cuestión es pasar. Mientras subía las cuestas, había personas en las aceras dando apoyo, tal y como sucede en la vida; siempre hay gente que con una palabra, un aplauso, un reconocimiento lo animan a no tirar la toalla.

Mientras corría, sudaba, y respiraba aceleradamente, hubo un momento en que pensé: “¿Para qué me inscribí en la carrera? Estoy cansada, ya no aguanto dar un paso más.” Mientras mi mente luchaba contra ese pesimismo, llegó lo inesperado, llegó el empujón de Dios (así lo quiero ver y creer). Una señora, a la que le calculé unos 40 años o  más, y de quien tampoco estoy segura si participaba en la carrera, venía corriendo atrás de mí, cuando me vio que pare en mi lucha de trotar, se acercó y me comenzó a guiar, a darme ánimos, a decirme “compañera, no pare, siga corriendo”. A partir de ese momento la señora se quedó corriendo junto conmigo, dándome instrucciones como a una corredora experta (obviamente no lo soy) e increíblemente pase la cuesta gracias a ella, me guió y llegué hasta la meta. ¡Fue mi apoyo durante toda la carrera!

Así es Dios… de cualquier forma me ayuda, a través de una persona, de un momento, del viento, del sol, como sea posible se hace presente Dios en la vida. No gané ningún lugar importante en la carrera; pero estoy segura que gané algo más importante que eso, gané la oportunidad de reconocer que durante la carrera de la vida, Dios no me abandona.

Por Karla Rodríguez Lazo

josueguzman.wordpress.com


A %d blogueros les gusta esto: